El valor de los tutoriales en fotografía

No todo en esta vida se puede aprender solo… pero sí es cierto que muchas cosas sí. Como ya hemos dicho más de una vez, la fotografía en sí no es algo que uno pueda aprender solito al completo (necesitamos mucha crítica, ver una gran cantidad de trabajos ajenos y jamás nos vendrá mal mirar consejos, leer blogs y dejarnos ayudar por los que ya saben). Porque no debemos confundir eso de aprender solo con el aprendizaje individual. Quizá ser autodidacta implique pasar muchas horas de estudio y práctica sin nadie alrededor, pero eso no significa que no nos ayude nadie.

En Internet hay infinidad de páginas web y blogs muy útiles (la gran mayoría gratis) donde se nos enseña TODO lo que hay que saber acerca de la fotografía… pero también existen tutoriales. Esos tutoriales son compartidos normalmente de forma desinteresada por los autores y podemos encontrarlos de todo tipo. Yo últimamente he usado algunos completos acerca de cómo crear algunas imágenes determinadas en Photoshop, pero también podemos encontrar algunos de cómo hacer cosas muy concretas. (Por ejemplo, en la imagen no sabía cómo crear los hilos de la boca para que diesen una sensación más real, si pincháis en la imagen y lo acercáis, veréis que tienen hasta sombra).

Así que, si tenéis muchas ganas de hacer algo y no sabéis cómo (time lapses, fotos de larga exposición, fotomanipulación, autorretratos, lightpainting, etc), os animo a buscar tutoriales y seguirlos. ¡Veréis qué rápido se aprende!

Film Portraits 1: Coraline

 

Zoom digital: ¡huiiiiiiiiiiiiiiiid!

Hoy alguien me formulaba la siguiente pregunta: “¿En qué se diferencia la distancia focal del zoom? ¿No es lo mismo?” La respuesta puede parecer obvia, pero si no llevamos demasiado tiempo leyendo sobre fotografía, son conceptos que pueden confundirse (de hecho, pasa a menudo).

Como ya dijimos anteriormente, la distancia o longitud focal es es la distancia expresada en milímetros que existe entre en centro óptico de la lente y el foco. Como digo en esa misma entrada, a lo que llamamos “zoom” es al acercamiento y alejamiento de los cristales que contiene el objetivo. Para que nos entendamos, podríamos decir que el zoom es la capacidad del objetivo de variar su distancia focal. El efecto es ese, cuando miramos por el visor, la imagen se acorta o se aleja según aumentamos o disminuimos esa distancia.

Zoom óptico vs zoom digital

Una vez entendido esto, debemos saber que hay dos tipos de zoom, por así decirlo: el zoom óptico y el zoom digital.

El zoom óptico es del que acabamos de hablar: el objetivo tiene varias distancias focales y nos deja pasar de unas a otras; mientras que el zoom digital es la ampliación de la imagen a través del software de la cámara que estamos utilizando. Lo que hace ese software es aumentar la imagen, añadiendo píxeles basados en los que ya existen, creando la ilusión de que estamos más cerca.

Imagen de Taringa.net

Es igual que cuando pasamos una foto a nuestro ordenador y le damos al “zoom” en el visor de imágenes, veremos que simplemente es la misma imagen recortada y ampliada (de hecho, el resultado es mucho mejor cuando hemos tomado una foto y luego la recortamos en nuestro programa de edición que cuando lo hacemos directamente desde la cámara). La pérdida de calidad del zoom digital frente al zoom óptico es inmensa, por lo que no debemos dejarnos impresionar cuando el vendedor nos dice que la cámara compacta que nos ofrece tiene “12x de zoom”, puesto que lo que significa eso es que la cámara tiene esa capacidad de “ampliar” la imagen.

¡Perdone, agente! Me han robado una foto…

En el post anterior hablábamos de la importancia de (ad)mirar el trabajo ajeno. De la importancia de inspirarse a través de otros fotógrafos, de fijarse en ellos, de intentar imitarlos… pero también de lo crucial que es que esa “imitación” no se convierta en copia. Vamos a tratar este tema a sabiendas de que este es muy espinoso y sin ánimo alguno de entrar en debates.

Hay mucha gente que copia y que roba, al fin y al cabo, el trabajo de los demás. Eso debemos tenerlo muy claro desde un primer momento para no llevarnos disgustos. Y no es cosa del mundo de la fotografía únicamente, pasa con el diseño gráfico, con la escritura, con la música, con las recetas de cocina… con todo lo que tiene que ver con las ideas y con los productos de las mismas. Y si pasa en el mundo real, más aún en el virtual. Internet es una red gigante llena de cosas, llena de todo, pero que también acoge a una cantidad enorme de gente anónima.

Como ya habréis comprobado una y mil veces en la vida real, existen infinidad de personas envidiosas, con mala idea o faltas de talento y/o imaginación, aunque también hay algunas que lo hacen porque no tienen conocimiento. Peor es aún cuando estos factores se unen. Nos podemos llevar grandes disgustos en la red de redes por culpa de estos personajes que se dedican a rondar sitios web en busca de trabajo ajeno. Ocurre con poesías, ocurre con entradas de blog, con tweets, fotos de perfil… y por supuesto ocurrirá con nuestro trabajo, naturalmente. No solo hablo de nuestras fotografías, sino también del diseño de nuestros portfolios, de nuestras “bios”, etc.

¿Qué podemos hacer para evitarlo?

Nada. Internet es libre e infinito, por suerte o por desgracia, y cualquiera puede tomar casi cualquier cosa como suya cuando y como quiera. Aunque existen redes donde subimos nuestras fotos con la opción de protegerlas de copia (como 500px) siempre hay algún listo que consigue hacerse con ellas… es muy fácil. Recordad, la impresión de pantalla existe y, aunque la calidad sea pésima, nuestra foto sigue rondando por ahí con el nombre de otro tío.

Debemos tomarnos todo esto con filosofía, aceptarlo y vivir con ello. No hay que obsesionarse ni dejar de utilizar Internet por miedo a que alguien se apropie de nuestras fotos. La solución más eficaz, por supuesto, es no subir absolutamente nada… pero entonces no podremos dar a conocer nuestro trabajo. si queremos que se nos conozca, es un riesgo que debemos correr.

¿Qué puedo hacer si se da el caso?

En el caso de que descubras que algo así ha pasado con tu trabajo, debes acudir a la persona que lo ha hecho y pedirle que retire la foto o bien cite tu nombre como autor de dicha obra. Habrá muchos casos en los que nos ignoren, pero esta gente las sube a diferentes redes sociales y blogs para mostrárselas a unos seguidores que, en cuanto vean que reclamas la autoría, se olerán algo raro y el personaje en cuestión perderá credibilidad. También hacer esto es importante porque hay en muchas ocasiones en que alguien toma una foto nuestra para usarla en un blog o algo parecido y no pone nuestro nombre simplemente porque no sabe que debe hacerlo.

Muchos sitios web nos dan también la posibilidad de “denunciar” a sus usuarios, no solo por contenidos ofensivos, sino también porque se haya dado un caso como del que estamos hablando.

Además, es importantísimo que guardes las fotografías originales. Cuando alguien copia una foto, solo tiene esa, mientras que tú cuentas con la original sin procesar y puedes demostrar en cualquier momento que la hiciste tú.

¿Y si alguien copia una imagen mía y la usa como fondo de escritorio o algo así?

Debes sentirte halagado. Que haga eso no tiene nada que ver con “copiar”, simplemente le gusta tu trabajo y lo usa para su propio uso y disfrute, no hay nada de malo en ello. De hecho, la esencia del arte es compartirlo… ¿o acaso nunca has visto una película o una serie online, has descargado música ilegalmente o usado canciones que no te pertenecen para acompañar tus videos o presentaciones? Es que las cosas cambian cuando tiene que ver con lo nuestro… pero de verdad no hay que confundirse con esto, porque no es lo mismo que alguien “venda” una foto tuya como suya a que se la ponga de portada en Facebook.

Claro que es tuyo, pero no podemos lucir la doble moral de querer que lo nuestro sea nuestro y lo de los demás, de todos. Lo que está mal es que otra persona se beneficie de nuestras obras. lo que no debemos permitir es que nadie tome una fotografía que es nuestra y la muestre como de su propiedad.

¿Y si lo que me copian es una idea?

Ese ya es otro caso. Si nosotros montamos una sesion o hacemos una serie de fotos y las colgamos en Internet, tenemos que tener en cuenta que muchos otros se inspirarán en nuestro trabajo y querrán hacer algo parecido, sino igual. Esto debe subirnos el ánimo y hacernos pensar que nuestro trabajo gusta y es admirado, nunca nos lo tomemos como algo negativo.

¿Que no nos parece bien? Pues no nos queda otra que perseguir a quien lo ha hecho o registrar cada una de las ideas que tengamos y liarnos a denunciar al personal, algo absurdo teniendo en cuenta que somos aficionados y que, si de verdad somos creativos, cuando alguien toma nuestra idea no se agota nuestra creatividad: podemos seguir creando.

¿Y para que nadie me copie?

Podemos usar un tipo de “protección” que usan muchos fotógrafos: la marca de agua. Yo, por ejemplo, lo hago con la mayoría de mis fotos, pero no es tanto un modo de protección como una huella de identidad de las fotografía.

Prácticamente todos los programas de edición en la actualidad dan la opción de incluir texto y firmas en nuestras fotografía, no solo Photoshop. Siendo un poco creativos, podremos crear una firma que acompañe a nuestra foto e incluso refleje nuestra personalidad en ella.

Lo que se ve cuando no se ve nada: fotografiando en la oscuridad

Ahora que es verano suele pasarnos que salimos por la tarde a hacer fotos y se nos hace de noche… Cuando empezamos en esto de la fotografía tenemos dos temores horribles: pasar del modo automático al manual y la oscuridad.

Pero como todo en esta vida, lo primero para despojarse del miedo es tirarse al agua de cabeza sin pensarlo dos veces. Vamos, que cuando caiga la noche es mejor quedarse y probar que marcharse a casa.

La fotografía nocturna es comúnmente conocida como fotografía de larga exposición (aunque podemos usar tiempos de exposición amplios durante el día sin problema). Si recordamos post anteriores, la exposición es la cantidad de luz que recibe el sensor de nuestra cámara y depende de dos factores, principalmente: la velocidad de obturación y la apertura del diafragma.

En este tipo de ocasiones, tratamos de captar la poca luz noctura usando tiempos de exposición muy largos (de ahí el nombre)

¿Qué necesito?

Una cámara que nos permita configurar la velocidad de obturación y que tenga modo BULB, para configurarla en tiempos superiores a los 30″.

-Lo más importante y esencial, aparte de la cámara, es el trípode. No hay más, lo vamos a necesitar sí o sí a no ser que queramos ir apoyando nuestra amada máquina en el suelo o en cualquier tipo de superficie… y mejor que no.

La fotografía de larga exposición requiere que la cámara esté fija (por muy buen pulso que tengamos, entre las manos siempre nos cargaremos la foto) porque el más mínimo movimiento hará que se nos fastidie todo.

Apagar el flash. Hay muchos fotógrafos que usan el flash como complemento en la fotografía nocturna… pero de momento nosotros no deberíamos usarlo si es nuestra primera vez y menos aún si es el flash integrado. Es mucho mejor aprender cómo funciona la cámara en la oscuridad sin ningún elemento luminoso complementario.

-Un disparador remoto, aunque esto es prescindible. Yo nunca lo he usado, pero muchos fotógrafos lo suelen usar para garantizar que no exista ni el más mínimo movimiento al pulsar el disparador.

Linternas y otras luces artificiales si queremos experimentar con el light painting, la técnica de “dibujar con luz” de la que hablaremos más adelante. Podemos utilizar incluso la luz del teléfono móvil… pero a lo mejor una linterna nos es útil también si estamos en un entorno demasiado oscuro, aunque sea para ver por dónde pisamos.

Impresionante fotografía de http://www.tallerescasadelatorre.es

¿Dónde puedo ir?

A cualquier sitio. Mientras esté oscuro, no importa que sea tu habitación, como un parque, el campo o una calle. La cosa es que aprendas bien cómo se comporta tu cámara cuando hay poca o ninguna luz para poder planificar después tus salidas y conseguir lo que buscas.

¿Cómo lo hago?

Configurar la cámara depende totalmente de la luz que haya en el lugar en el que te encuentres y de lo que quieras fotografiar.

Lo más importante de todo es que esté en un modo totalmente manual. La falta de luz hace que la cámara “se aturda” y ofrezca parámetros que normalmente son erróneos… además, en la oscuridad, el enfoque automático no encontrará ningún punto de referencia y la máquina no disparará.

1. El ISO

Ya hemos hablado del ISO anteriormente. Un error muy común las primeras veces es el de creer que, a mayor ISO, más se verá en la foto… pero lejos de la realidad, cuanto más alto sea el valor que le demos, más ruido obtendremos.

Además, si ponemos el ISO a 1600 (por ejemplo) dará la sensación de una luz diurna falsa y queda muy raro. Es mejor poner el valor en 100 o 200 y disparar así, aunque el tiempo de exposición que necesitaremos será mayor.

National Geographic

2. La apertura

Ya vimos que, a mayor apertura, más luz entra en nuestro sensor. Según el ISO que usemos, el diafragma deberá estar más o menos abierto. Lo ideal es ir probando para ver cuál es la que más nos conviene, pero trabajaremos mejor con el diafragma poco abierto.

3. El obturador

Cuanto más abierto esté el diafragma, menos tiempo de exposición necesitaremos.

También recomiendo ir probando con diferentes tiempos para ver lo que queremos conseguir, empezando por tiempos bajos hasta llegar a 30″ en adelante.

4. El balance de blancos

Con la temperatura, le damos “color” a la luz. Si podemos configurarla manualmente, mejor, así podremos hacer que la foto sea más “fría” o más “caliente”.

Si no, lo ideal es configurarla según la luz que haya o la que vayamos a usar (no es lo mismo una farola que una linterna o los faros de un coche).

5. El objetivo y el enfoque

Dicen que lo ideal es usar un objetivo angular para este tipo de fotografía, pero para empezar podemos arreglárnoslas con lo que tengamos.

Tampoco es muy bueno usar filtros… yo solo suelo usar el protector por el día, pero lo quito porque la verdad es que genera reflejos. Si somos patosos, o simplemente precavidos, podemos usar el parasol para que el golpe no sea tangrande si se nos cae la cámara.

Y el tema del enfoque es lo que más nos traerá de cabeza al principio… ¿¿cómo enfoco si no veo?? Podemos ayudarnos de algún punto de luz para enfocar directamente a él. Simplemente nos podemos delante de la cámara con esa luz a la altura que queramos enfocar y listo. Si estamos solos, podemos usar una linterna para apuntar adonde necesitemos desde lejos.

National Geographic

¡Cuidado con la batería!

Cuando hacemos este tipo de fotos, la cámara se “esfuerza” mucho… y pierde batería más rápidamente. Nos puede pillar desprevenidos y que nos quedemos tirados en medio de la sesión.

Lo mejor es planificarse bien o llevar una de repuesto.

En la fotografía también hay reglas

En muchas ocasiones vemos algo raro a nuestra fotografía… pero, ¿qué es? El enfoque es correcto, los colores son buenos, no está sobreexpuesta ni subexpuesta… pero la seguimos viendo rara aún así, ¿¿qué le pasa??

La fotografía no es solo mirar, disparar y “lo que salga”, sino que también se rige por una serie de reglas universales llamadas “reglas de composición“. Son muchas y diferentes según con quién hablemos, pero existen algunas más importantes y esenciales a la hora de componer en fotografía. De hecho, nos daremos cuenta que no solo se aplican en las fotos, sino que en el mundo audiovisual, en el dibujo, el diseño, etc. están también muy presentes.

No tiene tanto que ver con la fotografía sino con la manera que tiene nuestro cerebro de procesar las imágenes que vemos. Por eso le vemos algo raro a una foto que está mal compuesta, porque a nuestro ojo hay algo que le suena “raro”, como si tuviésemos delante un libro escrito de derecha a izquierda o de abajo a arriba.

-El punto de interés

¿Qué sentido tiene una foto si no sabemos dónde mirar? ¿Y si miramos una imagen y no sabemos quién es el protagonista? ¿O no vemos a un lobo porque hay decenas de árboles delante? ¿O el músico callejero no tiene cuerpo porque hay una farola delante?

Esto no significa que tengamos que colocar a la persona protagonista o al objeto/animal/insecto, etc. luciendo en mitad de la foto o que solamente salga enorme ocupando toda la imagen, sino que debemos conseguir que la mirada se dirija hacia lo que nosotros veíamos en el momento de disparar sin distraerse con otras cosas. A veces, con simplemente  pensar antes de enfocar es suficiente.

-La dirección y el flujo

En una imagen, la mirada siempre se dirige de una parte a otra de la foto, como hacemos al leer (de arriba a abajo, de izquierda a derecha). A la dirección de la mirada se le llama flujo y el fotógrafo puede dirigirlo a su gusto con la ayuda de algunos recursos como la utilización de líneas (hacia arriba, hacia abajo, hacia los lados, diagonalmente…), de elementos que destaquen por encima de otros o la ilusión de movimiento que provoca establecer una dirección.

El corredor no solo marca la dirección, sino que también crea sensación de movimiento

Esta sensación es ilusoria porque, como todos ya sabemos, la fotografía es la captura de imágenes estáticas… entonces, ¿cómo puedo hacer que se sienta el movimiento? Con un dibujo se puede, ¡prueba a hacerlo con una foto!

-La gestión del espacio negativo y el relleno de encuadre

Fill the frame (rellenar el encuadre) es una de las reglas más importante y en la que más solemos fallar al principio aunque parezca de las más obvias. Tiene mucho que ver con el punto de atención de nuestra foto… ¿por qué íbamos a ocupar poco espacio en nuestra foto con lo que más nos interesa? Esto quiere decir que, cuanto más “grande”, mejor (a no ser que queramos resaltar que algo es inmensamente pequeño).

Nunca debemos intentar sacar demasiadas cosas en nuestra foto, mejor siete imágenes diferentes que una sola donde no diferenciemos nada.

Saber gestionar el espacio negativo es de suma importancia debido a que no tendremos que enfrentarnos a él en la inmensa mayoría de nuestras fotos, pero sí que está relacionado con reglas de composición tan importantes como el relleno de encuadre y la regla de los tercios.

¿Qué es el espacio negativo? Es un término adquirido del dibujo con el que denominamos a aquel espacio de la imagen que se encuentra vacío. Creamos un espacio vacío (negro, blanco o de cualquier color, a cualquiera de los dos lados del elemento central) para rellenar el resto de la fotografía.

-La repetición

Hay muchas veces que un solo elemento en toda la fotografía (como por ejemplo un globo rojo en mitad del cielo) es lo que estamos buscando… pero en otras ocasiones podemos encontrarle el sentido a nuestra foto en la pura repetición de elementos.

-El número tres

Una de las reglas que más me sorprendió al aprenderla fue la regla de los grupos de tres o la regla de los números impares… ¡porque lo hacemos sin darnos cuenta! En la fotografía hay una tendencia a decantarse por los números impares, sobre todo por los grupos de tres objetos/elementos.

Por así decirlo, inconscientemente huimos de lo que está equilibrado en exceso (como pueden ser los números pares) y apostamos más por los tríos o por las figuras únicas que por las parejas o los grupos de cuatro.

-Las dimensiones

Aunque nosotros vemos en el mundo real tanto la escena principal como el fondo, la fotografía no es en tridimensional. Por eso es tan importante definir un frente y un fondo y conseguir que la foto no sea plana.

Uno de los recursos que más nos ayudará es la profundidad de campo, que permite diferenciar con bastante fuerza lo que hay por delante y por detrás de nuestro punto de atención.

-Los colores

B&n y color aparte… la cromoterapia es importante hasta el punto de que la combinación de colores rige nuestra vida de tal forma que hasta condiciona la ropa que nos ponemos. Hay colores que pegan o no pegan y colores que, según se combinen de una manera u otra, transmiten diferentes sensaciones.

Existen los colores fríos (azul, verde, morado…) y cálidos (rojo, amarillo, naranja…) que se encuentran ligados a factores psicológicos que nos hacen asociarlos con diferentes situaciones y sentimientos. La psicología del color es muy estudiada en el ámbito audiovisual, pero sobre todo en la publicidad, para la que la imagen es esencial.

En resumen, el color es importante porque, con él, podremos transmitir diferentes cosas con nuestra foto.

-El marco natural

Un recurso que nos puede ayudar a crear un punto de interés claro es el enmarcado natural. Podemos usar desde marcos de verdad (puertas, ventanas, agujeros…) como marcos orientativos como ramas, puentes, el hombro de la gente que hay delante…

-La regla de los tercios

Para mí es, sino la más importante, una de las más relevantes y a la que más atención debemos prestarle cuando hagamos fotografías. Tal y como la regla del número tres, nos daremos cuenta de que solemos seguir la regla de los tercios sin darnos cuenta. Todos hemos oído hablar de ella aunque no sepamos lo que es o no nos quede realmente claro en qué consiste… pero una vez la entendamos veremos cómo el aplicarla cambia totalmente nuestras fotos.

La regla de los tercios deriva de la proporción áurea. Se dice que, si dividimos cualquier cuadro de un museo en cuadrículas iguales de 3×3, las intersecciones de esas cuadrículas marcan los puntos de interés. Los elementos más importantes de las obras de arte se encuentran sobre esas intersecciones.

Con la regla de los tercios ocurre lo mismo: dividimos la imagen en tres tercios y los cuatro puntos de intersección serán los que marquen los puntos de interés de la foto fuera del centro. A estos puntos se les conoce como puntos fuertes.

Al principio nos costará identificar esos puntos fuertes en las imágenes que tenemos ante nuestros ojos, pero acabaremos haciéndolo inconscientemente. No obstante, muchas cámaras traen ya una rejilla en la pantalla de previsualización o incluyen guías en el visor.

Podemos encontrar una explicación fantástica aquí.

Existen más reglas de composición en la fotografía, por supuesto, pero estas son las que yo considero más relevantes y que un fotógrafo en potencia debe conocer primero. Son reglas que debemos intentar aprender e interiorizar para poder aplicarlas y empezar a mejorar nuestras fotos.
¿Siempre hay que seguirlas? Pues no, las reglas están para romperse… pero desde luego no podemos pretender hacerlo sin conocerlas previamente. Para hacer algo mal y que nos salga bien lo primero es saber qué se está haciendo.