Proyectos fotográficos anuales

En enero siempre nos entran las ganas de cambiar… “Año nuevo, vida nueva”, pero normalmente solemos hacernos los mismos propósitos año tras año (ir al gimnasio, dejar de fumar, tirar los trastos, aprender inglés…) y quizá no hayamos valorado ningún buen propósito como fotógrafo en potencia para 2013.

No se trata de proponerse sin más ser mejor fotógrafo, sino fijarse unas metas definidas. Para esto hay que ser realista y tener bastante claras nuestras carencias y nuestros objetivos. Puede que queramos aprender a usar Photoshop o alguna herramienta de procesamiento que no dominemos, centrarnos más en un estilo concreto o simplemente retomar la fotografía o ser más constantes porque tenemos la afición un poco abandonada… sean cuales sean, una buena forma de conseguirlo es ponernos a nosotros mismos un reto fotográfico que nos obligue a cumplirlo.

Todos hemos oído hablar de los proyectos 365, que consisten tomar una foto diariamente durante todo un año. Muchos aficionados lo hacen y en redes como Flickr o 500px encontraremos infinidad de usuarios que lo han llevado a cabo (y algunos más de una vez) donde podemos ver la eficacia que tiene hacerlo. Al obligarnos a nosotros mismos a hacer una foto al día, también nos estamos obligando a mejorar, a ser más creativos y a esforzarnos cada vez más.

Pero no son las únicas iniciativas fotográficas que existen, también hay quienes hacen un proyecto de 52 semanas. Tomarse la molestia de hacer una fotografía al día (con su correspondiente planificación, la toma, el procesamiento y/o retoque, subirla a nuestro blog, etc.) no es un lujo que todos el mundo pueda permitirse. A veces no tenemos los medios, el tiempo o simplemente las ganas para hacerlo y es mejor no empezar algo que sabemos que vamos a dejar a medias. De ahí nace la alternativa de esta otra opción, muy recomendable también: haremos una foto semanalmente, todos los días de la semana.

Yo, por mi parte, he empezado un 52 semanas… ¡suerte a todos los que hagáis un proyecto nuevo este 2013!

1/52  Conversation with self

1/52 Conversation with self

Anuncios

Otros tipos de edición

En la anterior entrada hablábamos de la edición fotográfica y los distintos programas que pueden servirnos para procesar y/o retocar nuestras fotos. Este tipo de software hace que cada vez sea más sencillo conectar nuestra cámara al ordenador y obtener resultados rápidamente.

Pero no siempre podemos tener nuestro ordenador con nosotros y a veces necesitamos una edición rápida o simplemente más cómoda. Con las nuevas tecnologías desarrolladas en los últimos años, podemos editar una fotografía rápidamente en cualquier momento y lugar. Ya sea para nuestro smarthphone o en una tablet, cada día nacen nuevas aplicaciones destinadas a hacer nuestras tareas más fácil, rápida y cómodamente.

Como ya vimos con la iPhoneografía, existen infinitas aplicaciones que nos permiten editar. Yo, personalmente, utilizo el iPhone para las fotos que tomo con él y el iPad para las de la réflex o la compacta. Aún así, hay ocasiones en las que es necesario abrir el ordenador y echarle más tiempo y ganas… cada día son más completas, pero hay muchísimas cosas aún que un dispositivo móvil no es capaz de hacer. No es recomendable que usemos estos dispositivos para trabajos más serios o profesionales de momento, ¡no son tabletas gráficas!

Apps que uso

Snapseed

Es la app por excelencia para fotografía en iPhone y iPad. No es de lo más profesional que hay, pero encontraremos los ajustes necesarios para mejorar nuestras fotos, así como filtros y otras utilidades para formato. Tiene la excelente opción de editado por zonas y la opción de comparar la editada con la foto original. Se pueden hacer apaños muy decentes, pero yo no suelo utilizarla para nada más que las fotografías hechas con dispositivos móviles y las de la réflex cuando quiero subir alguna a Facebook y necesita un procesamiento rapidito y sencillo.

Iris

De momento no está adaptada para iPad, por lo que es un poco difícil de usar para fotografías que no han sido tomadas con el propio teléfono. Cuenta con un gran número de filtros y ajustes para la edición de nuestras fotos, permitiéndonos modificar desde el histograma hasta la dominancia de colores y también podemos aplicar máscaras. De momento es óptima para el procesamiento de fotos móviles, como las que usamos para subir a Instagram, pero hace que los archivos más grandes pierdan mucha calidad.

Filterstorm

Aunque existen varias apps de Adobe Photoshop para iPad, las malas críticas respecto a ellas me han hecho huir de gastarme el dinero en programas que luego no usaré. Por ello, descargué Filterstorm, una aplicación conocida como “el Photoshop del iPad” que da muy buenos resultados.

Cuesta un poco acostumbrarse a usar herramientas así con los dedos, pero vale la pena. De hecho, los hay que se han hecho con un bolígrafo especial para su tablet. Tiene todo lo que podríamos desear, desde ajustes básicos hasta editado por capas. Además, el precio es muchísimo más bajo que Photoshop Touch y nos da la oportunidad de subir a la versión Pro para acceder a más prestaciones.

Photoshop para iPad y Android