La mirada obturada

Últimamente he estado descuidando mucho Fotógrafos en potencia… pero he de decir que tengo excusa. El motivo ha sido la realización de este documental, ‘La mirada obturada‘, cuyo link os dejo aquí abajo para que podáis verlo, os va a interesar.

Gonzalo, Luis, Patricia y Triz son cuatro personas diferentes, que no se conocen y no tienen aparentemente nada en común… salvo su amor por la fotografía. Ellos dedican su tiempo a ello y, aunque de forma muy distinta, lo han convertido en su estilo de vida. A lo largo del documental, podremos experimentar cómo es el mundo a través de sus ojos, qué piensan, qué sienten cuando sostienen una cámara entre sus manos, qué es para ellos la fotografía  y, por supuesto, conversan también sobre aspectos un poco más “peliagudos” como el intrusismo laboral y la manipulación.

La mirada obturada

Beatriz Vega

Más conocida como Triz Vega, lleva muchos años en el mundo de la fotografía. Vive en Bermeo (Bilbao) y hace fotografía y books de moda entre muchas otras cosas. Ella es el arte, la expresión, las ganas de mostrar al mundo lo que tiene dentro. Es el color, los rostros, las personas.

¿Dónde podemos ver su trabajo?

Su página de Facebook

Su cuenta de Flickr

Su portfolio

– Su cuenta de Twitter

Gonzalo González de Vega

Gonzalo es un joven que vive en Ávila. Apasionado de la técnica time-lapse, ve el mundo a través del objetivo de su cámara y del iPhone. Él es el amor por la vida, la reflexión, la pasión por las cosas sencillas. Es la luz, el detalle, la paciencia.

¿Dónde podemos ver su trabajo?

Su página de Facebook

Ávila fotos de negocios

Su portfolio

Su cuenta de Twitter

Luis Rodriguez

Luis es arquitecto y retrata las calles de Madrid y sus habitantes a través de la lente de su iPhone. Comenzó a participar en Instagram y, a partir de ahí, hizo de la fotografía uno de los ejes de su día a día. Él es el movimiento, la curiosidad, el blanco y negro.

¿Dónde podemos ver su trabajo?

Su página de Facebook

Su blog

Su cuenta de Instagram

Su cuenta de Twitter

Patricia R. Soto

Patricia hace fotografías de objetos (joyas, accesorios, etc.) aunque también se dedica al retrato. Y más concretamente, al retrato de animales. Ella es la técnica, el método, el cuidado y la dedicación. Es el estudio, el experimento, el conocimiento en estado puro.

¿Dónde podemos ver su trabajo?

En Facebook

Su cuenta en Flickr

Su portfolio

Pero, ¿qué mejor forma de conocerlos que viendo el documental? Espero que os guste:

Anuncios

¿A dónde me llevo mi cámara?

A todas partes. Siempre que puedas, coge la cámara. No es que nunca sepas qué es lo que te vas a encontrar cuando salgas de casa (que también), sino que has de hacer cientos de fotos mediocres hasta que consigas ser bueno.

Sacando fotos cada vez que vas a algún lugar, aprendes a distinguir lo que vale la pena fotografiar de lo que no. No solo debes llevarla cuando viajas a otras ciudades o países, sino que también debes llevarla encima de vez en cuando si vas a dar un paseo. Te sorprenderás de lo que tu ojo es capaz de ver cuando lo hagas a menudo y la de cosas que te piedes del mundo por no fijarte.

No solo debes hacer las fotos una vez estés en el sitio adonde vas, sino en el camino. Vas a alucinar con la infinidad de cosas que uno no ve cuando no busca y también de la cantidad de cosas que ocurren o que están delante de nuestros ojos y a las cuales no damos ninguna importancia, pero que son hermosas a su manera cuando las fotografiamos. Cualquier cosa de los más mundana puede convertirse en algo digno de fotografiar…

Esto no quiere decir que nos tengamos que presentar con la cámara en todas partes y usarla sin parar. No seamos pesados y dejemos a la gente respirar, no es necesario que en un cumpleaños estemos acosando a todo el mundo constantemente para que nos mire o nos deje de mirar porque queremos hacerles una foto, que nos metamos en medio y que no nos socialicemos, siendo nuestra cara una cámara y nuestra voz un click. Si nuestra familia o nuestros amigos quisiesen eso, contratarían a un fotógrafo profesional con el que no tuvieran que hablar, pero probablemente les apetezca estar contigo. Haz fotos, pero no te pases.

Las mejores ocasiones para practicar sin más con nuestra cámara son las tardes de paseo, los días que nos vamos a tumbar a un parque, etc. Aunque hayamos pasado por una calle una y mil veces, descubriremos que con una cámara entre las manos todo es diferente.

Algunas fotos de paseos por Madrid: