¿Y si llueve?

En verano vimos que podemos hacer fotografías en la playa y las maneras de proteger nuestra cámara de la arena… pero ahora que estamos en otoño, se acerca un fenómeno del que no nos libraremos hasta dentro de muchos meses: la lluvia.

Muchas veces nos habrá pasado que hemos querido salir a hacer unas fotos, se ha puesto a llover y nos hemos quedado con las ganas porque no teníamos nada con qué protegerla. Y es que es muy importante que la cámara no se moje, sobre todo si tenemos una de gama baja, pues su sellado y el material son mucho más mediocres que el de las gamas superiores y podemos tener un disgusto muy grande, tanto por el desgaste como porque el agua penetre dentro de la máquina. Vamos, que lo menos grave que nos puede pasar es que se empañen los cristales. ¿Qué hacemos entonces?

Lo mejor es estar preparado, para qué engañarnos. Podemos improvisar todo lo que queramos, pero si estamos de viaje en otro país (por poner un ejemplo) y de repente se pone a diluviar, poco vamos a poder hacer aparte de volver a guardar la cámara en la funda y taparla con el abrigo… Por lo tanto, seamos previsores.

Bolsas protectoras

Esta es la opción más “profesional”, por así decirlo. Estas fundas están hechas a medida y protegerán totalmente nuestra cámara del agua, aparte de darnos mucha facilidad en el manejo de la misma.

        

Hay muchas opciones para elegir, depende de cuánto queramos gastarnos…

Paraguas

Un método tradicional, de toda la vida, que requiere mucha paciencia y mucha mañana. Si tenemos un trípode o alguien que nos lo sujete, ¡perfecto! Si no… pues lo dicho, paciencia.

Y si tenemos un poco de mano…

Podemos hacer un “apaño” casero. En muchos sitios de Internet encontraremos mil opciones para hacer nuestra propia bolsa protectora con todo tipo de materiales, desde un chubasquero viejo hasta pantalones, bolsas de la compra… el caso es tener imaginación.

Y lo indispensable en todos los casos

Un filtro protector para la lente. Pero como somos muy buenos fotógrafos en potencia, se supone que ya lo tenemos y no lo despegamos de nuestro objetivo en ningún momento 🙂

La importancia de mirar

Vuelvo después de mucho tiempo sin actividad… ¡mis disculpas!

Empezaré con un tema del que hemos hablado muchísimas veces… la importancia del trabajo ajeno. Como ya sabemos, podemos tener todo el instinto del mundo y entender nuestra cámara mejor que nadie, pero nuestro ojo debe ser entrenado y por mucho que leamos y disparemos es muy necesario ver fotos. Pero muchas veces quizá no sepamos dónde mirarlas… hoy os enseño varios sitios donde podéis observar día a día el trabajo de otros fotógrafos, tanto profesionales como en potencia, y que no solo nos servirá para ayudarnos a domar nuestro ojo fotográfico, sino que son toda una fuente de inspiración. Yo cada mañana dedico más o menos una horita después de leer el periódico para perderme por estos portales llenos de talento e imaginación.

Hay que decir al respecto que yo considero que “copiar” es totalmente lícito, siempre y cuando se atribuya la idea a quien le pertenece. Por ejemplo, si hemos seguido un tutorial de otra persona sobre cómo hacer una foto o un foto montaje… no nos cuesta nada poner debajo de quién era ese tutorial. No me refiero en absoluto a coger una foto de otra persona y decir que es nuestra, ¡cuidado! porque eso no es en absoluto defendible, me refiero a imitar. Nunca a robar, ni siquiera ideas. Quien necesita robar ideas, debería ir dedicándose a otra cosa. Vamos a aprender muchísimo intentando “imitar” las fotos de otros o, simplemente, intentando hacerlas parecidas e imitando su estilo para acabar encontrando el nuestro… ¡o sea que adelante!

INSTAGRAM

Poco más se puede decir de esta red social que no se haya dicho ya… o que no hayamos dicho aquí. Yo recomiendo siempre a todos los que se quieren iniciar en la fotografía que se hagan una cuenta, sobre todo ahora que funciona también en Android. Lejos de lo que era al principio, Instagram se ha convertido en una enorme red llena de usuarios que suben a diario infinidad de fotos de su día a día desde todos los rincones del planeta. Gracias a esto, podemos enriquecernos con todo tipo de estilos de fotografía y edición… y todo desde el teléfono móvil.

BLOGS

No sólo el famoso ‘Tumbrl’ sirve para ir acumulando las fotos que la gente encuentra en Internet… muchos también lo hacen en sus blogs. Yo suelo meterme a mirar dos, principalmente, que se dedican a subir fotografías antiguas y que nos sorprenderá ver: Fuck Jerry y YoHeVistoCosasQueVosotrosNoCreeriais.

Extraída de yohevistocosasquevosotrosnocreeriais.com

PINTEREST

También hemos hablado de Pinterest y ya sabemos en qué consiste… además tiene una ventaja enorme: las categorías. Podemos explorar las fotografías según nuestros gustos, así descartaremos muchas cosas que no nos interese ver.

Extraída de Pinterest.com

BANCOS DE IMÁGENES

Estos son una especie de mezcla entre las redes sociales como Flickr y las plataformas como Pinterest. Son como un tablón de esta última, pero que no hace una sola persona, sino que cada cual va aportando lo que encuentra por ahí. Lo mejor de todo es que su actualización es constante y podemos encontrar también cosas de todo tipo, desde fotografías antiguas hasta foto montajes, verdaderas obras de arte de diseño gráfico, etc.

Yo suelo visitar Piccsy y Image Spark.

Imagen extraída de Piccsy.com

REDES SOCIALES

También hemos hablado de 500px y Flickr… pero más allá de ser perfectas para compartir y dar a conocer nuestros trabajos, también son excelentes para ver los de los demás. En ambas plataformas hay trabajos que quitan el aliento, igual que fotografías amateur que nos ayudarán a aprender mucho. Además, igual que con Instagram, existe el factor “interacción”, gracias al cual podemos solucionar muchas dudas preguntándole directamente al autor de la foto o recibiendo consejos de otras personas de cómo podemos mejorar las nuestras.

Lady of the deep – Jacques de Vos (500px)

PÁGINAS ESPECIALIZADAS

Profesionales de la fotografía y el fotoperiodismo o agencias, como National Geographic o Reuters.

NatGeo Wild

Fotógrafos a los que admirar: El maravilloso mundo de Joel Robison

La imaginación no es solo cosa de poetas y dramaturgos, de pintores y diseñadores. Todas las actividades artísticas precisan de ella y, desde luego, la fotografía no sería lo mismo sin la imaginación.

Tengamos más o menos, no deberíamos dudar nunca en usarla. ¿Crees que tú no tienes? Si alguien no es imaginativo, se nota en seguida en sus fotos… son todas “las típicas”, una copia de estilos ajenos. Si no es tu caso, enhorabuena. Si lo es… ¡rompe con ello!

Normalmente no somos imaginativos por miedo. Miedo a no conseguir lo que queremos, a parecer raros, a no gustar… pero, por mucho que cueste, debemos animarnos a probar, aunque al principio no consigamos demasiado.

Un ejemplo perfecto de imaginación es el fotógrafo canadiense Joel Robison. De su trabajo se pueden decir millones de cosas, pero quizá la más acertada sea que quita el aliento.

Se define a sí mismo como un fotógrafo autodidacta que usa su cámara y su ordenador para crear arte. Si vemos sus fotos, comprobaremos que durante los últimos años ha estado haciéndose autorretratos. Fotos de sí mismo que le han servido para poder experimentar y mejorar nuevas técnicas. Y lo que ha conseguido es simplemente maravilloso.

Disfrutad de su mundo:

 

También podéis ver su trabajo en su cuenta de Flickr, su página de Facebook, su Portfolio, o su blog de WordPress (donde enseña cómo hace alguna de sus fotos)