El apetito de fotografía

Hace tiempo decíamos que es importante que nunca te aburras en casa. Hablábamos sobre lo importante que es la práctica y todo lo que nos puede ayudar en muchas ocasiones practicar en casa cuando no vamos a salir a la calle. Y en casa no solo encontramos cartas, juguetes, libros, etc. También hay comida.

Y es que la comida es un recurso muy bueno para fotografíar, da mucho juego y podemos aprender mucho sobre enfoque, profundidad de campo o composición… Además podemos practicar con las series haciendo nosotros mismos una receta, desde que están los productos crudos hasta que el plato está preparado, con su correspondiente proceso.

Os enseño un par de fotografías de mi blog de foto recetas:

Mi cámara pt.7 Alternativas

Hemos estado hablando de las cámaras digitales compactas, semi-profesionales y réflex… pero es imposible olvidarse de que existen alternativas a la hora de fotografiar. Hoy destacaremos dos: la lomografía y la fotografía móvil.

La lomografía

Es un estilo fotográfico que surgió en 1982, pero que de nuevo está de moda. Lleva el nombre de las cámaras que se utilizan para realizarla, las cámaras lomográficas, y son analógicas. Es decir, que utilizan carrete entre otras diferencias con las digitales. Aún así, se ha podido ver en el mercado algún que otro intento de lomografía digital.

Pero poco sentido tiene, la verdad, puesto que no hace falta que usemos este tipo de cámaras en la actualidad (me refiero a las digitales). Se pueden reproducir los resultados con Photoshop o con los filtros que llevan integrados la mayoría de aplicaciones móviles modernas, como Instagram o Hipstamatic.

Características:

  • Lente gran angular.
  • Ajuste manual/automático para la exposición.
  • Enfoque muy limitado.
  • Resultados defectuosos como saturación excesiva, error de gamma, desenfoque, viñeteado, confusión de figuras, efecto túnel, sub/sobreexposición.

No obstante y como todo en esta vida, si se saben usar ofrecen fotografía impresionantes. El encanto de este tipo de fotografía es la poesía de su estilo y que permite dar rienda suelta a la creatividad. Lo que me ha chocado ha sido ver últimamente que muchos adquieren cámaras lomográficas para decorar su habitación o por el capricho del momento aunque luego no la vayan a tocar… ¡cada uno hace lo que quiere, claro! Pero no veo mucho sentido el gastarse dinero en una cámara para que nos sirva de juguete. Está muy de moda entre los modernillos que las sacan a pasear, pero si nosotros (los fotógrafos en potencia) queremos una debemos tener claro que no son trastos de plástico de colores para lucirlos y que de verdad podemos hacer unas fotos fantásticas con ellas. ¡Además es divertidísimo!

Las cámaras no tiene un precio muy elevado y existen muchas comunidades y tiendas dedicadas a ellas.

La fotografía móvil

Este fenómeno apareció hace apenas un par de años y muchos defienden que fue gracias a la llegada de Instagram a los dispositivos móviles iPhone. Lo que empezó como la subida de fotos con filtros predeterminados que imitaban los efectos analógicos de la lomografía o la Polaroid se acabó  convirtiendo en todo un fenómeno de masas.

Lo cierto es que, a partir de esa aplicación, han comenzado a surgir centenares de apps de edición y retoque fotográfico, filtros y redes sociales destinadas a compartir las fotografías realizadas con el teléfono móvil.

Hay muchos que se consideran iPhoneógrafos y solamente usan este dispositivo para tomar fotos, no les interesa hacerlo con cámaras compactas o réflex. Pero hay que ser conscientes de que, como todo en esta vida, la fotografía móvil tiene fecha de caducidad y muy serias limitaciones.

Al igual que la lomografía, podemos usar esta técnica con fines más artísticos que profesionales. Las fotografías, si tenemos talento, pueden ser más que buenas y estos dispositivos cada vez cuentan con más resolución. Aún así, yo opino que un fotógrafo en potencia debe usarlo todo para aprender y que en redes como Instagram se encuentran grandes cosas y se puede aprender mucho… ¡o sea que adelante!

Algunas fotos hechas con iPhone 3GS:

Mi cámara pt6. Cámara réflex digital de gama alta

La cámara de las cámaras, la máquina de la fotografía por excelencia. Es de esas que estamos acostumbrados a ver en la tele en manos de los fotoperiodistas o de los profesionales que hacen reportajes de boda, books de modelos, etc., pero muy pocas veces por la calle.

Esto se debe al precio, no nos engañemos. Aunque sea muy complejo usarlas para alguien sin experiencia fotográfica, si fuesen más baratas todo el mundo tendría una y dispararía en modo automático, flipando con la calidad aparente que tendrían sus fotos de recuerdo de las vacaciones de Torrelodones.

Por desgracia, suelo ver por las redes sociales fotografías de gente que tiene cámaras así y que, como están aprendiendo, las hacen en modo automático y las retocan con poco conocimiento, normalmente con software básico como Picasa o iPhoto… y parece que las hacen con la Blackberry en vez de con estas grandes herramientas. Son fotos pixeladas, con una saturación y una iluminación pésimas, faltas de contraste y erróneamente compuestas. Es una verdadera pena ver fotografías de novato con estas cámaras… como obligar a Pavarotti a cantar un tema de Pitbull.

Imagen perteneciente a http://www.pixiq.com

¿Por qué no queremos una cámara así?

  • Porque es cara y un simple aficionado no la amortiza.
  • Porque son cámaras pensadas para profesionales.
  • Son más un instrumento de trabajo que un hobby.
  • Porque no es el momento, tiene demasiadas funciones que no sabríamos usar. Estas cámaras requieren mucha experiencia.
  • Pesan demasiado como para usarlas solamente para retratar momentos de nuestros viajes o paseos.
  • Porque cada vez que usas una máquina así en modo automático, muere un gatito.

¿Por qué queremos una cámara así?

  • Son lo más de lo más.
  • Nos permiten un uso profesional completo.
  • El nivel de ISO llega a cifras impresionantes.
  • Si el AF de la gama media triplica en calidad el de la gama baja, podemos hacernos una idea…
  • El disparo en ráfaga deja boquiabierto a cualquiera
  • Porque soportan condiciones extremas, temperaturas y ambientes poco propicios, tienen un chasis más que robusto y el sistema de sellado la protege de la suciedad, el polvo y la humedad.
  • Puedes pasar a RAW con solo pulsar un botoncito.
  • El video HD tiene una calidad excelente.
  • Por sus comandos, memoria, resolución, pantalla… y un larguísimo etcétera.
Sigo diciendo que no es imposible comenzar con una cámara de alta gama como una Canon Eos 5d o una Nikon D800, aunque me gustaría mucho ver buenos resultados de esas cámaras en manos de un novato autodidacta. Ya ni hablemos de modelos como la  Canon Eos 1D o la Nikon D3s… Y si por la razón que sea hemos ido a dar con una cámara de gama alta… busquemos ayuda como clases, cursos, etc. Siendo autodidactas rara vez nos irá bien y se nos quedará más que grande.
Como hemos mencionado, la cámara no convierte al fotógrafo e irse a por la más cara no nos va a dar buenos resultados por arte de magia, probablemente lo contrario. ¿Que nos conformamos con lo que la cámara “nos hace” en modo automático, sin saber enfocar y haciendo las fotos de cualquier manera sin tener unas nociones mínimas de composición o iluminación? Estupendo, pero para eso no desembolsemos una pasta tan gansa y no malgastemos la potencia de una herramienta profesional de esa manera. Compremos una cámara réflex de gama baja.

Mi cámara pt5. Cámara réflex digital de gama media

Este es el paso previo a la gama alta, por lo tanto, el penúltimo escalón en lo que se refiere a cámaras.

A simple vista, la diferencia entre la gama baja y la gama media no es demasiado grande, pero si la analizamos de cerca encontramos mucho más (aquí podemos verlo en fotos). Puede parecer que este paso es prescindible y que podemos evolucionar más rápido si cuando la gama baja se nos queda más corta pasamos a la gama alta, total… mucha gente lo hace, pero aquellos que estamos aprendiendo de manera autodidacta con una baja, por muy bien que la controlemos, flipamos teniendo entre las manos una cámara de gama alta.

Canon Eos 60D

Puede aprenderse perfectamente, pero para eso debemos llevar bastantes años dentro de la fotografía o emplearemos muchísimas más horas y más esfuerzo si somos autodidactas. No volveremos a repetir lo del orden natural de las cosas y el asunto de los 3 pasos con la guitarra, por lo que me limitaré a explicaros las ventajas de una cámara de gama media con respecto a la de baja.

 En primer lugar, la calidad. Si las de gama baja nos parecieron caras, deberíamos echar un ojo a estas máquinas. No obstante, la inversión vale la pena. La calidad se paga, está claro, aunque nos saldrá bastante más barato si solamente compramos el cuerpo de la cámara y seguimos usando los objetivos que hemos ido comprando a lo largo del tiempo.

En segundo lugar, el cuerpo. Son más grandes, muy similares a las de gama alta y la empuñadura ya abarca toda la mano. Además, son más robustas y pesan más, ya que los materiales son mejores y no se usa tanto plástico en su fabricación. Otra ventaja es que tienen más resistencia al polvo y al agua que las de gama baja.

El visor es mejor y normalmente la pantalla es más grande y de más resolución, con más colores. Además tiene muchas más funciones y podemos ajustar la configuración de manera más precisa.

En tercer lugar, el control. Se acabaron las tonterías. Con la gama media nos introducimos de lleno en el mundo manual. Estas cámaras nos dejan controlarlo prácticamente TODO y vamos a alucinar con la cantidad de botones, modos y settings que nos vamos a encontrar.

Por último, las prestaciones. El AF (autofocus) es muchísimo más rápido, más preciso y le da mil vueltas al que es más que modesto en las cámaras de gama baja, sobre todo en el caso de Canon. Y la calidad del ISO aumenta notablemente. Con los mismos niveles de ISO podemos conseguir mejores resultados, ya que se aprecia un nivel de ruido menor.

Os pongo un anuncio de Nikon, que refleja perfectamente la idea que hemos ido perfilando en todos los post: tengas la cámara que tengas, sea cual sea tu estilo fotográfico… la fotografía se es y se vive.