¿Qué RAWyos es eso?

Habréis leído una y mil veces eso de que RAW es mejor que JPEG, que es el formato en el que se debe fotografiar siempre, que los resultados son mejores y mil cosas más… pero ¿qué es RAW?

Formatos de imagen

Lo primero que hay que tener claro es que las fotografías, como imágenes que son, son procesadas y guardadas en los dispositivos digitales en forma de fichero… y cada fichero es de un tipo. Por eso hablamos de formatos de imagen, que es la forma en la que se almacenan los datos virtuales para su posterior lectura, por así decirlo. Existen muchísimos formatos de imagen, como JPEG, TIFF, PNG, GIF…

RAW es un formato que solamente encontraremos en cámaras avanzadas. Es conocido como el “negativo digital” y en inglés significa “crudo”. La razón es que RAW guarda toda la información que el sensor de la cámara ha generado en el momento de la captura. La máxima calidad que ofrece se debe a que no sufre ningún tipo de compresión o procesamiento dentro de la máquina.

¡Ojo! RAW es el nombre del formato… pero la extensión no siempre es .raw, sino que depende de con qué estemos trabajando tendrá una distinta.

  • .arw .srf .sr2 (Sony)
  • .crw .cr2 (Canon)
  • .dcs .dcr .drf .k25 .kdc (Kodak)
  • .dng (Adobe)
  • .nef .nrw (Nikon)
  • .orf (Olympus)
  • .pef .ptx (Pentax)
  • .raf (Fuji)
  • .raw .rw2 (Panasonic)
  • .raw .rwl .dng (Leica)
  • .srw (Samsung)
  • .x3f (Sigma)

¿Qué hago con un archivo RAW?

Este tipo de archivos no constituyen una imagen en sí y no se pueden imprimir ni visualizar sin más: debemos “revelarlos” previamente, dándoles un tratamiento informático para ello. Por así decirlo, es como si tuviésemos el carrete recién sacado de la cámara y tuviésemos que revelarlo para que se convirtiese en nuestra fotografía.

Para terminar de entenderlo:

Cuando hacemos una fotografía en formato JPEG, nuestra cámara toma la imagen y la procesa, dándole contrastes, temperatura de color, brillo, etc. Pero cuando la tomamos en RAW, la cámara mantiene los valores manuales que le hemos dado y no hace nada más.

Con JPEG, en teoría, no haría falta retocar la foto después, ¡ya lo ha hecho nuestra cámara! De hecho, nos daremos cuenta de que si procesamos un archivo JPEG nunca se aplican los ajustes tan bien como deberían. Sin embargo, el RAW debe y necesita ser procesado.

Todo tiene su parte buen y su parte mala…

Lo mejor: total libertad para la edición de la fotografía y mucha más facilidad para que la foto nos salga “perfecta” (podemos ajustar los valores de la temperatura de color, la exposición, el enfoque, etc. todo lo que queramos sin tener pérdidas).

Lo peor: son formatos muy pesados, ocupan muchísimo (por eso, no cabrán demasiadas fotografías en nuestra tarjeta) y se ven peor. Cuando las abramos nos sorprenderá ver que están poco contrastadas y que los colores son muy crudos. Es necesario procesarlas (revelarlas), no solo convertirlas a otro formato.

¿Con qué revelo RAW?

Cada vez más softwares aceptan este formato, ya no solo Camera RAW, Photoshop y los propios de cada marca. Actualmente, programas como Aperture y Lightroom (de los que ya hemos hablado) incluyen la posibilidad de visualizar, catalogar y revelar las imágenes en RAW.

Con estos programas podemos dotar a nuestras fotos de un adecuado balance de blancos, así como de la perfecta exposición y contraste. También podremos corregir el enfoque, la dominancia de colores, las aberraciones de lente o errores de los modelos (personalizadas) o eliminar el ruido y las motas de polvo del sensor.

¿Cuándo debería usarlo?

Habrá muchos que opinen que siempre debemos usar RAW… pero yo creo que no.

Es verdad que el resultado final es mucho mejor y además aprenderemos algo importantísimo con este formato, como lo es saber BORRAR fotos que no nos han salido bien (cuando nos vemos faltos de espacio afinamos mucho mejor la selección) o no disparar a lo loco. Pero también es verdad que hay ocasiones en las que no nos vale la pena disparar así. En dos ocasiones, principalmente:

-Cuando no tenemos ni idea de procesar o no nos interesa.

-Cuando vamos a un cumpleaños o una fiesta de amigos o familia.

Cuando no nos interesa procesar las imágenes, es obvio que no deberíamos usar RAW. Y cuando no tenemos ni idea… hay que tener cuidado, porque podemos fastidiar mucho un trabajo si tenemos todas las fotos en este formato y no sabemos hacer nada con ellas. Si no nos vemos seguros, mejor disparar en JPEG o en el formato JPEG+RAW que ya tienen casi todas las cámaras. Esta opción nos da los dos archivos.

Cuando vamos a fiestas, cumpleaños, viajes familiares, etc. no nos vale la pena hacer las fotos en RAW. Simplemente porque suele primar más la cantidad que la calidad, mejor que las fotos sean de todos nuestros amigos o nuestra familia disfrutando y podamos captar todos los momentos y hacerlas todos los días que tener cuatro obras de arte y nada más. Si hay otra cámara, mejor puedes dedicarte a ser artístico y disparar en RAW, pero si el objetivo es hacer fotos sin más…

Diferencia entre dos fotografías tomadas en JPG y RAW

Diferencia entre dos fotografías procesadas en JPG y RAW

Procesada con idénticos parámetros para que se aprecie la falta de contrastes, etc.

Anuncios

¿Dónde puedo enseñar mis fotos?

Pocos fotógrafos hacen fotos para sí mismos. De hecho, el simple hecho de llamar a alguien fotógrafo implica que su trabajo sea visto por los demás, sería ridículo decir que alguien lo es si no se tiene ni idea de lo que hace. No tiene sentido disparar y editar para luego guardar las fotos en un disco duro y que jamás vuelvan a ver la luz del sol, por muy vergonzosos que seamos.

Para ser fotógrafos (en potencia) debemos tener claro que existe la necesidad de compartir. Y más que el mero hecho de compartir, el exhibicionismo. A todos nos gusta que nos alaben, ¿no es cierto? Y normalmente, cuando caminamos junto a alguien y tomamos una buena foto, nuestro primer impulso es tender la cámara hacia esa persona y enseñársela (¡la foto!).

Pues entonces, ¿por qué no unirnos a alguna comunidad fotográfica para compartir nuestro trabajo? Como ya dijimos, es bueno que otros fotógrafos y aficionados vean nuestras fotos y nos critiquen, tanto positiva como negativamente. A veces no basta con unas buenas palabras de nuestra familia o amigos… y además es buenísima opción en caso de que nos dé vergüenza enseñarles nuestras fotos a ellos. Y lo más importante: podemos aprender muchísimo también viendo el trabajo ajeno, mirando, preguntando…

Las redes sociales que uso

Instagram

Ya hablamos de esta app que ha revolucionado la fotografía de una manera que nadie se imaginaba. Hacer fotos con el móvil despierta nuestra creatividad y, además, el teléfono es algo que siempre llevamos encima, por lo que muchas cosas que antes se quedaban sin retratar ahora pueden ser capturadas por nuestro pequeño cacharro cuando no llevemos la cámara encima.

Instagram es una comunidad enorme (y más ahora que los usuarios de Android han podido unirse) en la que encontraremos millones de personas a quienes les gusten nuestras fotos, que compartan las suyas con nosotros y con quien compartir también trucos y consejos sobre fotografía. Esta app es la interacción en estado puro.

500px

Es una página que poco a poco se va comiendo el protagonismo casi monopolístico que tenía Flickr. Esta red social anima a sus usuarios a subir “solo sus mejores fotos” y en ella encontramos justo eso: fotos impresionantes, de una calidad tremendamente alta y profesional.

Quizá no sea bueno para nuestra autoestima entrar en este tipo de páginas en las que el listón está por las nubes, pero vale la pena intentarlo, aunque solo lo hagamos para poder disfrutar cada día de la belleza de todos los rincones del mundo a los que normalmente no podemos ni soñar acceder. 500px quizá no cuente con un archivo fotográfico tan amplio como el de Flickr, pero garantiza que encontraremos “lo mejor”. Además, su usabilidad es más que sencilla, las actualizaciones son constantes y la interfaz enamora. El simple hecho de ver nuestras fotos allí es ya un regalo. ¡Pero no nos fiemos! Nada es eterno y todo lo corrompe el tiempo.

Pinterest

Es la nueva moda. Es raro que a alguien no le aparezca de vez en cuando en su TL de Twitter alguna foto o referencia a esta nueva red social, que parece que los fotógrafos han cogido con ganas. Pero realmente no es una página 100% para fotógrafos, más bien es una plataforma que sirve para “encontrar, filtrar y organizar imágenes”. En ella se comparten fotografías en posts (pins) y se crean colecciones con el objetivo de unir a la gente a través de intereses comunes. La avala haber sido recomendada por la revista Time como uno de los 50 mejores sitios de 2011.

Según mi experiencia, Pinterest es una especie de nuevo Tumbrl. Para mí, este tipo de redes sirven muchísimo más para MIRAR que para compartir nuestro propio trabajo. ¿Que si podemos colgar nuestras fotos? Por supuesto. Pero es una buenísima opción para aprender a valorar el trabajo ajeno y consumir imágenes y más imágenes, tanto actuales como antiguas.

Las redes sociales que no uso

Flickr

La que antes era la red sociales por excelencia de las redes sociales para fotógrafos… está de capa caída. Si bien es cierto que aún se sigue usando y mucho, hay bastantes casos de fotógrafos que se han trasladado a otras plataformas que ahora se están consolidando, como 500px, o que simplemente han preferido hacerse un portfolio online o una página web propia.

Flickr tiene muchas cosas buenas, como por ejemplo su antigüedad. Nos encontraremos ante un archivo inmenso de fotografías, lleno de trabajos espectaculares… pero también de fotos normales y corrientes, de usuarios que ni son ni quieren ser fotógrafos y que usan la red como almacenamiento de sus fotos personales o para compartirlas fácilmente con sus amigos. hay quien dice que ese ha sido precisamente el fallo que ha hecho caer a Flickr, que ahora mismo es más una web llena de galerías de principiantes y usuarios que solo suben las fotos de la boda de su prima para tenerlas almacenadas en algún sitio.

Pero yo no lo creo. En mi opinión, el fallo principal ha sido que Flickr no ha sabido hacerle frente a la competencia, a las nuevas redes como 500px o portfolios gratuitos como los de Wix. Su página sigue como siempre, sus servicios también. La integración en dispositivos móviles y tabletas no es demasiado brillante… pero nunca se sabe, hay grandes barcos que resurgen.

¿Debo estar en todas?

No. El que mucho abarca, poco aprieta… y es que difícilmente tendremos tiempo para mantener tantas cosas. Es normal no dar abasto con tantos sitios, tantas posibilidades, tantas recomendaciones, tantas modas…

Los blogs, los portfolios, Facebook. Twitter, 500px, Flickr, Instagram, Pinterest, Google+… es suficiente para volver loco a cualquiera. Por eso debemos probar y no usar nunca más redes sociales de las que podemos mantener. “¡El caso es estar en todas partes!” Pues no, amigo. Más vale tener un par de sitios bien cuidados y actualizados que diez hechos un desastes y semi abandonados. ¡Prueba y elige!

Mi cámara pt5. Cámara réflex digital de gama media

Este es el paso previo a la gama alta, por lo tanto, el penúltimo escalón en lo que se refiere a cámaras.

A simple vista, la diferencia entre la gama baja y la gama media no es demasiado grande, pero si la analizamos de cerca encontramos mucho más (aquí podemos verlo en fotos). Puede parecer que este paso es prescindible y que podemos evolucionar más rápido si cuando la gama baja se nos queda más corta pasamos a la gama alta, total… mucha gente lo hace, pero aquellos que estamos aprendiendo de manera autodidacta con una baja, por muy bien que la controlemos, flipamos teniendo entre las manos una cámara de gama alta.

Canon Eos 60D

Puede aprenderse perfectamente, pero para eso debemos llevar bastantes años dentro de la fotografía o emplearemos muchísimas más horas y más esfuerzo si somos autodidactas. No volveremos a repetir lo del orden natural de las cosas y el asunto de los 3 pasos con la guitarra, por lo que me limitaré a explicaros las ventajas de una cámara de gama media con respecto a la de baja.

 En primer lugar, la calidad. Si las de gama baja nos parecieron caras, deberíamos echar un ojo a estas máquinas. No obstante, la inversión vale la pena. La calidad se paga, está claro, aunque nos saldrá bastante más barato si solamente compramos el cuerpo de la cámara y seguimos usando los objetivos que hemos ido comprando a lo largo del tiempo.

En segundo lugar, el cuerpo. Son más grandes, muy similares a las de gama alta y la empuñadura ya abarca toda la mano. Además, son más robustas y pesan más, ya que los materiales son mejores y no se usa tanto plástico en su fabricación. Otra ventaja es que tienen más resistencia al polvo y al agua que las de gama baja.

El visor es mejor y normalmente la pantalla es más grande y de más resolución, con más colores. Además tiene muchas más funciones y podemos ajustar la configuración de manera más precisa.

En tercer lugar, el control. Se acabaron las tonterías. Con la gama media nos introducimos de lleno en el mundo manual. Estas cámaras nos dejan controlarlo prácticamente TODO y vamos a alucinar con la cantidad de botones, modos y settings que nos vamos a encontrar.

Por último, las prestaciones. El AF (autofocus) es muchísimo más rápido, más preciso y le da mil vueltas al que es más que modesto en las cámaras de gama baja, sobre todo en el caso de Canon. Y la calidad del ISO aumenta notablemente. Con los mismos niveles de ISO podemos conseguir mejores resultados, ya que se aprecia un nivel de ruido menor.

Os pongo un anuncio de Nikon, que refleja perfectamente la idea que hemos ido perfilando en todos los post: tengas la cámara que tengas, sea cual sea tu estilo fotográfico… la fotografía se es y se vive.