No te olvides de todo esto antes de salir… ¡o te arrepentirás!

Cuando vamos a hacer fotos hay muchas cosas que pueden sobrarnos… pero también que pueden llegar a hacernos falta y arruinarnos el momento si se nos olvidan en casa. En ocasiones podemos dar media vuelta y volver a casa a por ello, pero si estamos lejos o de viaje , puede que nos encontremos en un aprieto.

Siempre que salgamos con la cámara debemos recordar:

La batería cargada hasta los topes

Y una de repuesto si tenemos. Lo peor que nos puede ocurrir es que la cámara se apague y no podamos hacer ninguna foto. Debemos acordarnos también de meter el cargador en la maleta si nos vamos de viaje, aunque sea corto, por si las moscas.

Las tapas de los objetivos, los filtros y el parasol

Una buena forma de acordarse de llevarlo es ponerle la tapa y el parasol al objetivo en cuanto terminemos de hacer fotos y guardemos la cámara. Parece una tontería, pero podemos hacer un buen destrozo si guardamos la cámara o andamos por ahí con ella sin que tenga la lente bien protegida.

La zapata del trípode

¡Esto es importantísimo! ¿Por qué? Porque si no nos la llevamos, nos encontraremos no solo con que no podemos usar el trípode, sino que vamos cargando con unos cuántos kilos muertos a la espalda para nada. A mí me ha pasado en más de una ocasión y es un fallo imperdonable. Lo mejor es llevarla siempre enganchada a la cámara a asegurarse de que la volvemos a colocar en el trípode cuando acabemos… pero no nos confiemos, las piezas móviles tienen la contra de que al ser pequeñitas nos pensamos que lo más cómodo es guardarlas en el bolsillo o dejarlas en la mesa para guardarlas después. ¡Y no! Al igual que con las tapas y los filtros, normalmente se quedarán ahí hasta que sea demasiado tarde.

Una buena funda

A veces nos pensamos que podemos llevar la cámara de cualquier manera, pero la verdad es que lo mejor y lo más cómodo es tener una funda como dios manda. Esto es, que nos quepa todo para no tener que llevar nada en los bolsillos de los pantalones o suelto en la mochila, que sea lo suficientemente grande para cerrar bien llevemos el trípode que llevemos y que se capaz de proteger lo que lleva dentro del calor, el frío o la lluvia.

Si la funda se te queda corta, no lo dudes… ¡compra otra! Vale la pena y las opciones son infinitas, para todos los gustos y posibilidades.

¿Se me olvida algo?

Anuncios

¿Cómo edito mis fotos?

Quien te diga que para hacer un buen tratamiento fotográfico se necesita manejar Photoshop te miente.

En primer lugar, porque debemos diferenciar bien entre procesar una foto y retocarla. Procesar es, por así decirlo, adaptar el método del cuarto oscuro a la era digital. Gracias a la tecnología hemos podido conseguir en nuestras fotos lo que antes se conseguía con la química (y mucho más). Pero retocar es otro asunto, es más bien… “manipular” la foto. Es decir: quitar, poner, mover, arreglar y añadir cosas a una imagen. Es un arte en sí mismo y podemos encontrar cosas que nos dejarán perplejos de gente que sabe usarlo francamente bien.

Adobe Photoshop es un programa complejo de retoque de imagen con el que se pueden conseguir efectos impresionantes si se sabe cómo usarlo. Pero es difícil aprender y, si no tenemos paciencia o tiempo y no queremos conseguir de momento ese tipo de resultados, existen infinidad de alternativas. Además, no a todos los fotógrafos tiene por qué interesarles, eso debemos tenerlo muy claro.

El retoque fotográfico es como las cámaras. Hay que ir avanzando según nos lo pida el cuerpo. No debemos sentirnos avergonzados si al principio utilizamos programas más básicos para aplicar filtros o efectos determinados a nuestras fotos, ¡por algo se empieza!

Yo cuando comencé y hasta hace menos de lo que me gusta reconocer, usaba Picasa, un programa de Google que cataloga las fotos de nuestro ordenador y nos permite modificar el brillo, el contraste, la temperatura de color o la saturación, además de permitirnos aplicar filtros como el blanco y negro, granulado, etc.

No hay ningún problema en utilizar ese tipo de herramientas que nos ayudan, más que otra cosa, a corregir nuestros fallos de cálculo a la hora de disparar y mejorar nuestras fotos con efectos básicos.

Más adelante, podemos usar otro tipo de software más sofisticado, que nos brinda la oportunidad de modificar nuestras fotos más allá de la simple edición. Tenemos, por ejemplo, un programa que conocí cuando me compré la híbrida: Corel Paintshop pro.

Este programa es conocido popularmente como “el Photoshop para tontos” (que nadie se ofenda), ya que tiene efectos parecidos aunque es más limitado… pero es facilísimo de usar. Sin ese lío de capas, pestañas infinitas y millones de botones, podemos conseguir cosas muy decentes gracias a ese programita. Además, es mucho más barato que Photoshop.

Otro de Adobe que empecé a usar hace poco es Photoshop Lightroom, ya conocidísimo y muy usado por un gran número de fotógrafos. Podemos decir que es una versión descafeinada del Photoshop, en la que se han recopilado las funciones más usadas de este programa con una interfaz muy agradable y una usabilidad sencilla, aunque necesitaremos tiempo para adaptarnos si venimos desde abajo. Tened claro que este programa procesa, no retoca.

Fanatismos aparte, podemos explicar bien gracias a Apple la evolución en la edición fotográfica. Esta marca te ofrece de primeras iPhoto. Un programa gratuito con el que aprender a clasificar, organizar y procesar tus fotos con algunos ajustes y reajustes sencillos, muy parecido a Picasa. Nada del otro mundo, pero suficiente para alguien que está empezando a hacer sus pinitos y aprendiendo. Una vez que se nos ha quedado corto, ofrecen Aperture. Con este programa pasamos a ser pro(fessional) y se nos abre un mundo enorme y lleno de posibilidades de procesamiento fotográfico. Aperture usa las mismas bases que su hermano pequeño, por lo que es más sencillo aprender con él.

Ha sido creado para hacerle la competencia directa a otros programas, en especial a Lightroom, aunque no queda muy claro si hay o alguna vez habrá algún vencedor en esa guerra. Dicen que Aperture es más sencillo, más intuitivo y que tiene las mismas posibilidades y prestaciones que Lightroom, pero los fanáticos de Adobe defienden que Aperture es un “juguete” creado para aquellos que quieren creerse fotógrafos. No obstante, eso es lo que decían algunos usuarios de Photoshop cuando salió a la luz Lightroom y no debemos olvidar que la tecnología debe ayudarnos y que no es malo, sino todo lo contrario, que los programas que se desarrollen sean cada vez más sencillos.

Procesar una foto no debería estar al alcance de tan solo un puñado de entendidos. Y no debemos tenerle miedo al progreso… que cualquiera hoy en día tenga acceso a un buen equipo fotográfico y al material necesario para procesar sus fotos no debe hacernos desconfiar, nuestro trabajo y/o afición no corre peligro. Pero tampoco debemos olvidar que las herramientas solo ayudan, no hace milagros con nuestras imágenes.

Si bien es cierto que cada fotógrafo usa las herramientas de edición más adaptadas a su trabajo, no está de más conocerlas todas a nivel superficial para poder decidirnos. No importa si al principio usamos Picasa o iPhoto (sobre todo porque son gratuitos), seguro que nos va entrando poco a poco la curiosidad y el gusanillo nos lleva a ir aventurándonos con Lightroom, Aperture, Paintshop pro, etc. Conforme vayamos aprendiendo, más querremos saber y más podremos acercarnos a Photoshop o a cualquiera que sea el programa que queramos utilizar.