Retratarse a uno mismo… ¿por qué no?

Muchos de los que empiezan con la fotografía normalmente se sienten atraídos por los objetos inanimados, las calles, las personas a lo lejos, los animales… y es una pena que muchas veces la vergüenza o la inexperiencia nos empujen hacia atrás y no lleguemos nunca a atrevernos con los retratos. Que se nos den bien o mal ya es otro asunto, por supuesto, pero yo considero que hay que probarlo todo para saber qué es lo que nos gusta. El retrato es un género en el que hay verdaderos artistas y tienes que tener ese “algo” que te convierta en un buen retratista, al igual que hay que tenerlo para ser un buen street photographer o un fotógrafo de macro, de catálogos, de stock, de paisajes, de deportes y un largo etcétera, pero nada debe impedirnos meternos un poquito a cotillear a ver si es lo que queremos hacer.

Pero lo que nos ocupa hoy es el tema de que, muchas veces, no tenemos a nadie con quien practicar. O simplemente, no nos apetece. Yo prefiero aprender por mí misma, yo sola y a mi ritmo… y eso no suele ser compatible con trabajar con otras personas. Por la sencilla razón de la paciencia. Quizá no porque el “modelo” a quien le estés haciendo las fotos no la tenga (vamos a contar con que, al ser principiantes, necesitamos estar constantemente probando, borrando, haciendo la misma toma mil veces con ajustes diferentes, etc.) sino por ti mismo. Yo muchas veces me agobio al tener que hacer todo esto, pensando en que la otra persona se aburre o se impacienta. Así que, ahora que estoy aprendiendo a usar Photoshop, he decidido utilizarme a mí misma para mis fotos.

No debe darnos ningún tipo de vergüenza, es algo muy divertido y disfrutaremos muchísimo haciendo las fotos… no solo en el momento de prepararlas o posar, sino también en el procesamiento: no hay nada como arreglarse a uno mismo. Además no hay más expectativas que las tuyas propias y si todo sale mal… no tienes más que descartar lo que has hecho y probar otra vez. Hay que recordar también que esto no es nuevo… se lleva haciendo desde siempre, en la fotografía y en la pintura.

Frida Kahlo

Vincent Van Gogh

Robert Doisneau

Alberto García Alix

Aprovecho para colgar un vídeo que, aunque ya lo habréis visto la mayoría, resulta muy interesante. Noah Kalina, que estuvo 6 años haciéndose un autorretrato al día, hizo después un montaje para ver cómo había cambiado:

Vamos por partes: ¿cómo es mi cámara por fuera?

Todo el mundo sabe utilizar una cámara de fotos. Es como los ordenadores, no hace falta conocer de arriba a abajo (y por dentro y por fuera) uno para poder utilizarlo. ¿Cuántos serán los usuarios que han abierto su pc para mirar dentro y comprender  cómo funciona? Lo más seguro es que pocos lo hayan hecho…

Con las cámaras de fotos ocurre lo mismo. Todo el mundo “sabe hacer una foto”, pero sin saber qué es cada cosa y cómo funciona, os aseguro que la capacidad se reduce más que notablemente, vamos a estar muy limitados. Para hacer buenas fotos tenemos que conocer a nuestra cámara y saber el porqué de las cosas. Hoy no nos hará falta echar mano del destornillador, vamos a conocer lo más básico de nuestras cámaras por fuera.

Cámara digital compacta:

1. Objetivo (que normalmente incorpora la tapa. Cuando se apaga la cámara, se cierra con una pestaña)

2. Flash

3. Sensor de luz

4. Botón encendido/apagado

5. Disparador y zoom

6. Pantalla LCD

7. Visualización / Modo foto

8. Panel de control (normalmente menú, botón macro, activar/desactivar flash, autodisparador y borrar)

En los laterales suelen tener la ranura por la que se introduce la correa para la muñeca, las conexiones USB y HDMI y las ranuras de la tarjeta de memoria y la batería respectivamente, aunque a veces la memoria se introduce por la parte inferior. Actualmente todas las cámaras compactas cuentan con la ranura para trípodes y también tienen micrófono y altavoz ya que suelen grabar vídeo.

Cámara digital híbrida o bridge

1. Objetivo

2. Sensor de luz

3. Zoom

4. Disparador

5. Botón encendido/apagado

6. Sintonizador de modo

7. Escena panorámica (normalmente es un modo más en el sintonizador, pero en ocasiones constituye un botón aparte)

8. Flash

9. Visor óptico

10. Botón DISP (muestra la información de la fotografía en el modo de visualización)

11. Rueda de control principal

12. Modo de visualización o reproducción

13. Dial de control (activar/desactivar flash, macro, autodisparador y movimiento por el menú)

14. Pantalla LCD

15. Menú

16. Botón eliminar

Cámara digital réflex

1. Objetivo

2. Disparador

3. Dial de control

4. Rueda de control principal

5. Botón de desbloqueo del objetivo (pulsándolo se puede retirar para cambiarlo)

6. Sensor de reducción de ojos rojos

7. Activar AF/MF (auto-focus o enfoque automático/enfoque manual)

8. Ranura de terminales (salida de vídeo, USB, etc.)

9. Previsualización de la profundidad de campo

10. Activar flash

11. Visor

12. Apertura/compensación de exposición

13. Ampliación/reducción (modo previsualización)

14. Ajuste de la sensibilidad ISO

15. Ajuste del modo AF

16. Selección del balance de blancos

17. Botón de ajuste

18. Selección del modo de medición

19. Lámpara de acceso (indica cuando se borran datos o se conecta el dispositivo y se transfieren archivos de la tarjeta)

20. Selección del modo de avance (autodisparador, fotos en serie o foto a foto)

21. Botón DISP (muestra la información de la fotografía en el modo de visualización)

22. Menú

23. La tecla JUMP o salto sirve para visualizar las imágenes saltando de 10 en 10, de 100 en 100, etc.

24. Modo de visualización o reproducción

25. Botón eliminar

26. Botón encendido/apagado

27. Flash integrado

28. Zapata para flash externo

29. Rueda de ajuste dióptrico

30. Anillo de zoom

31. Ranura de la tarjeta de memoria

Aún así, aparte de los controles básicos, cada cámara (y cada marca) suele tener algunos controles específicos. Ya hemos dicho que no está de más que abramos el libreto de instrucciones de la nuestra cuando la compremos. Nos vamos a sorprender leyendo algunas cosas y descubriendo funciones que ni siquiera sabíamos que existían.