Fotografiar, sí. Pero… ¿con qué objetivo?

Ya hemos visto las partes que tiene una cámara, cómo es por fuera, cómo es por dentro… y que está compuesta, básicamente, por el cuerpo y por el objetivo.

Lo normal es que tengamos un solo objetivo cuando empezamos en el mundo de las réflex. A no ser que nos hayamos hecho con un “pack”, tendremos montado en el cuerpo el clásico objetivo 18-55mm o similar, más común e injustamente conocido como el “pisapapeles”. Pero llega un momento en que se nos queda corto… en el que nos damos cuenta de que ya no nos sirve para tanto porque queremos ir más allá o más acá, depende del tipo de fotografía que nos interese.

Yo siempre he defendido la perfecta validez de los objetivos “básicos”. Quizá no sirvan para ningún tipo de fotografía especializada, pero para lo que sí nos sirven es para ir saliendo del paso, probándolo todo, sabiendo hasta dónde llegamos y dónde no y, por supuesto, hasta dónde queremos llegar. Me parece absurdo comprarse una cámara e ir directamente a comprar un teleobjetivo o un macro o… Podemos saber perfectamente para qué sirve, ¡claro! Pero de lo que no vamos a tener ni idea es de si nosotros lo necesitamos.

Por lo tanto, cuando notemos que el objetivo que venía con nuestra cámara necesita un compañero y queramos ampliar el equipo (y ahorremos, por supuesto) hay una serie de cosas que debemos tener en consideración:

¿Qué es lo que quiero y lo que ya tengo?

No es muy lógico que queramos comprar un 70-200mm si a nosotros lo que nos gusta es hacerle fotos a paisajes o hacer retratos, por ejemplo… Para explicarme mejor: ¿me salen bien las fotos que me gusta hacer con el objetivo que tengo? Sí la respuesta es no, ahí es cuando debemos analizar qué objetivo comprar.

Si la respuesta es sí… de veras que no es necesario tener dos objetivos que cubran el mismo rango focal. Y peor aún, comprar un nuevo objetivo y al final no usarlo porque resulta que con lo que ya teníamos lo podemos hacer y con el nuevo no. Los equipos fotográficos no son precisamente baratos y nos arrepentiremos sí derrochamos inútilmente.

¿Me lo puedo permitir?

Como ya hemos dicho, para comprar un objetivo, tendremos que ahorrar bastante. No es ninguna tontería, son muy caros (muchos valen más que la cámara en sí) y más vale gastarse el dinero en una buena lente que ahorrarse unos cuantos euros y llevar a casa una que nos decepcione o que nos dé problemas.

Además, debemos investigar mucho sobre el tipo de fotografía que nos atrae para conocer todas las posibilidades y alternativas con las que contamos. Por ejemplo, en la macro fotografía… existe la posibilidad de iniciarse con los tubos de extensión (que son bastante asequibles) si no podemos o no vemos adecuado por el momento comprar un objetivo especializado.

¿Es lo que más necesito?

Plantéate si lo que de verdad necesita tu equipo es una lente nueva. Si es por capricho más que por necesidad, piensa en que quizá sea mejor invertir en un buen trípode, unos reflectores, o en material de limpieza o protección como fundas o filtros.

9 comentarios el “Fotografiar, sí. Pero… ¿con qué objetivo?

    • Jajaja! Pues sí, porque ya llevas bastante y seguro que te empiezas a quedar corta… Aunque yo me tiré como 3 años con el estándar y ahora de repente me he motivado y me he comprado un tele y una focal fija… ¡A lo loco!

      • Pues no te lo vas a creer, pero tengo el 50mm desde hace una semana y todavía no lo he tocado apenas! No tengo nada de tiempo últimamente… 😦
        Pero lo poco que he podido trastear, la verdad es que me ha encantado. Y cuando me pusiste el primer comentario en esta entrada, lo cierto es que pensé en recomendarte ese objetivo porque “te pega” bastante, pero no me atreví por si quedaba de listilla! 🙂

      • jajajajajajaja pues mira… acertaste!!! 😛
        Tienes buen ojo mi niña pero conmigo no te cortes por favor! Que hay confianza 😀 Algo más? jajajajaja
        Pues a mi desde hace tiempo me dijeron que me pillara ése pero como pensé que no tenía tanta necesidad he ido pasando pero ahora? LO QUIERO LO QUIERO! Es un tormento el objetivo de serie y más por la noche 😦 jajaja
        Espero tenerte las noticias pronto porque me está desquiciando la historia! XD
        Un abrazo guapa y gracias por reconfirmar mi necesidad jajajaja

      • Jajajaja! La verdad es que yo he acabado aceptando que por la noche sin un trípode no puedo trabajar, porque mi pulso es terrible… y porque odio los flashes. Pero para seguir haciendo fotografías en eventos como desfiles, etc. no te va a acabar quedando otra que hacerte con un buen flash externo, yo creo. Pero de momento, a trabajar con sensibilidades ISO altas y listo! Siempre y cuando sea para eso, cuando sea para exteriores, te recomiendo muy encarecidamente que te compres un trípode, no son nada caros y te va a cambiar la vida 🙂

        En lo que respecta al 50mm… te va a encantar para esas fotos de detalle que haces tú de complementos, animales, comida, etc, ya lo verás! Al principio es un poco frustrante porque eso de tener que moverte para buscar la distancia y el ángulo con cada foto es bastante coñazo, pero acaba siendo estimulante, como cuando hacemos las fotos con el móvil! Además es mucho más luminoso y te va a fastidiar bastante menos en condiciones de poca luz. También es muy muy muy utilizado para retratos.

      • Gracias por el resumen Laura, pues justo lo que tu dices, me vendrá bien la 50mm porque me gusta mucho tomar fotos a los detalles. Un flash extrerno… pues creo que sí no? jajaja pero lo que más me urge, creo yo es el objetivo. He tenido la necesidad de aumentar el ISO a 1600 o más, no te voy a mentir, las fotos me quedan de pena… creo que es por el objetivo también no?
        A pesar que a mi tampoco me gusta el flash también he visto esa necesidad pero por ahora lo dejo pa’más tarde… cuando no haya de otra! jajajjaa
        Trípode ya tengo pero no le hago mucho uso por ahora.
        Te agradezco un montonaaaaazzzzzzooooooo tu ayuda mi niña! Un gran abrazo y feliz casi viernes llovioso, por lo menos aquí sí jeje 😉

      • Lo de aumentar el ISO… ya te digo yo que no es por el objetivo. En ciertas condiciones, tengas el objetivo que tengas, necesitas ayuda de luz. Te diría incluso que es más cosa de la cámara (las de alta gama permiten captar imágenes en condiciones de luz muy pobres con un resultado bastante aceptable), pero tampoco… si te quieres comprar un objetivo, hazlo por el estilo, porque no te va a solucionar el problema del ISO ni de las fotos movidas (y menos aún los 50mm de Canon, que no tienen estabilizador! 😉 ) Piensa que, si así fuese, nadie utilizaría flashes y equipos de iluminación.
        Gracias a ti por pasarte y leer sieeeeeempre! Feliz finde! 🙂

      • 😀 Gracias mi niña! Al final las fotos no me salieron tan mal como pensaba jajajaja Son las del último post, ahora mismo sigo procesando otras y estoy muy contenta.
        Cuando pille la 50mm ya te contaré! 😉
        Besos y buen finde!

¿Quieres comentar?

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s