Cámara digital vs ojo humano

Hemos subrayado muchas veces que es importantísimo conocer los componentes de nuestra cámara… pero también es bastante importante que conozcamos cómo funciona por dentro.

Para ello, lo más sencillo es que comparemos a la cámara con el ojo humano:

Todos hemos estudiado en el colegio su funcionamiento: lo que vemos es el resultado de lo que el ojo ha captado, una vez procesado por nuestro cerebro. Como ya sabemos, los globos oculares perciben lo que nos rodea al revés y es el cerebro quien se encarga de procesar la imagen y darle la vuelta, al igual que corrige las distorsiones (como las líneas cuando convergen).

La retina vs el sensor

El cuerpo humano es una máquina perfecta y el ojo humano no encontrará rival nunca a la hora de captar imágenes. Por eso muchas veces nos frustramos cuando hacemos fotos porque “la cámara nunca hace lo mismo que veo yo”. Esto es, entre otras cosas, porque el cerebro construye una imagen tridimensional de la realidad mientras que las cámaras (tanto las fotográficas como las de vídeo) no son capaces. Debemos echarle también un vistazo a la teoría del color.

La pupila vs el diafragma

La pupila es ese orificio situado en el centro del ojo que, a partir de su dilatación y contracción permite la entrada de la luz en mayor o menor medida. Lo mismo ocurre con el diafragma de la cámara fotográfica. Cuanto más abierto permanezca, más luz entrará y viceversa.

Cristalino vs lente

Un ejemplo muy fácil: si nos ponemos una gafas de sol, la imagen que percibimos será la misma que normalmente, pero más oscurecida. Lo mismo ocurre si las ponemos ante la lente de nuestra cámara. Al igual que la lente, el objetivo principal del cristalino es enfocar las imágenes a diferentes distancias.

Prueba a mirar dos objetos que estén uno más cerca de ti que el otro. Tus ojos pueden enfocar a su antojo: los dos a la vez, uno solo, ninguno de los dos… Como ya hemos dicho, el ojo es un órgano potentísimo y perfecto, por lo que es resultado será mucho más rápido frente al de una cámara.

Cerebro vs procesador

Al igual que en el caso del cuerpo humano, la luz es captada por el ojo y se procesa y convierte en un rapidísimo camino hacia el cerebro, que es quien la interpreta.

Antiguamente, lo que captábamos con la cámara, se imprimía directamente sobre la película fotográfica que colocábamos en el interior del aparato. Pero en la actualidad, gracias a la fotografía digital, el procesador de imagen es el nuevo cerebro de la fotografía. Es quien interpreta los datos que el sensor ha recogido y crea la imagen final que podemos ver en la pantalla.

Según la calidad del sensor depende la calidad de la luz, es decir, la representación de los colores, la exposición, etc.

Después de esto, por si no nos ha quedado claro o queremos ampliar, podemos echarle un vistazo a un par de post de Xatakafoto donde nos explican el proceso con más profundidad.